Finanzas

Ahorro, ¿Para cuándo?

El ahorro debe llegar a convertirse en un hábito para toda la vida, y para ayudar a que esto sea una realidad en las finanzas personales y de la economía familiar, se declaró que el 31 de octubre se celebre el Día Mundial del Ahorro.

Cuando le preguntan a la gente que por qué no ahorra dicen que es porque no le alcanza el dinero, así responden de uno de cada tres mexicanos.

¿Te identificaste? Pues para que no seas parte de esa estadística sigue leyendo porque más adelante te presentamos algunos tips.

Antes te dejamos otros datos reveladores del ahorro en los mexicanos, según un sondeo de la Profeco sobre los hábitos de gasto en la población de 15 a 29 años de edad, el 54 por ciento de ese grupo de edad se sale de su presupuesto y el 20 por ciento se siente más inclinado a gastar que a ahorrar.

El Día Mundial del Ahorro surgió en una reunión en Milán, Italia, que ocurrió en 1924, cuando se juntaron delegados de casi todos los países en el Congreso Internacional del Ahorro, y que se extendió por varias sesiones para concluir el 31 de octubre del mismo año, lo que dio lugar a la celebración.

Ahorrar no debe ser una obligación ni tampoco un costo para tu calidad de vida, al contrario, es una práctica que te ayudará a lograr tus metas financieras.
Recuerda que cuando ahorras asumes el control de tus finanzas; toma nota de estas sugerencias:

1. Ojo con los mitos.
Como ya vimos, el ahorro no es un problema de ingresos por eso es un error afirmar que con lo que ganas no te alcanza.

Todos podemos ahorrar en la medida que los gastos sean menores a los ingresos. Puedes empezar con separar una parte del sueldo para ese fin, por pequeña que sea.

2. El primer paso.
Saber dónde estás es el primer paso para avanzar, por eso ¡conoce tu situación financiera!. Si tienes miedo abrir tu estado de cuenta y revisarlo entonces tienes un problema.

Para saber la salud de tus finanzas hay que examinar la cuenta de ahorro, la cuenta corriente y la de inversión (si la tienes).

Luego compara el total con lo que debes en la tarjeta de crédito, préstamos de nómina, el auto, etc.

Pon frente a frente el costo de tu estilo de vida con los ingresos totales, la diferencia es lo que tienes de espacio de maniobra. Si no cuadra entonces tienes que ponerte a trabajar en lo que puedes suprimir de tu forma de vida.

3. Cúbrete de las goteras.
Llevar un registro de cada uno de los gastos es la forma más eficiente para poner lupa en las goteras por donde se fuga el dinero.

Te puedes valer de un presupuesto o si eres muy tecnológico hay aplicaciones que te ayudan con esta tarea.

Es importante tener presente que no siempre puedes contar con todo lo que deseas ni con la frecuencia que quisieras, por eso destina una cantidad mensual a la compra de pequeños lujos como ropa o equipos de tecnología, así te ayudarás a frenar el gasto en esos puntos.

4. Medita tu futuro.
Aprende a distinguir entre necesidades y deseos, para que pongas límites a las compras innecesarias. Las ganas de comprar algo puede ser un impulso momentáneo, por eso puedes tomarte unos minutos, ir a otros establecimientos, comparar los artículos, ante de hacer la adquisición.

5. La dieta financiera.
Así como cuando sigues un plan de alimentación o dieta, de vez en cuando te das permiso para consentirte con algo fuera del régimen, lo mismo ocurre con tus finanzas personales, cuando logres alguna meta te puedes premiar con un gasto extra, pero cuida que no se transforme en un problema financiero.

Todo esto del ahorro está bien para mejorar tus finanzas, pero si quieres que el dinero que lograste acumular se multiplique debes explorar las diferentes alternativa de inversión en instrumentos financieros que están a tu alcance y que en e-Vector te están esperando para que te ayuden a conseguir todo lo que quieres para tu vida financiera.

FUENTE: Condusef, El Nuevo Diario, Consulta Mitofsky, Con Letra Grande, Banco Base

 
Tags: