ComercioEconomíaNoticias

Cemex empieza a ver la luz al final del túnel

Cemex está viendo la luz al final del túnel. En el peor momento del 2020, el precio de la acción de la quinta mayor cementera a nivel global por volumen (de acuerdo a datos de Statista) presentó una caída de 40% en relación al primer día del año. El mercado ha ajustado sus expectativas y la caída YTD del valor de capitalización de mercado se ha limitado a sólo 5%. 

Los resultados financieros del segundo trimestre ofrecen testimonio de por qué los inversionistas han cambiado su percepción de una compañía acosada por un doble filo: su fuerte dependencia del mercado mexicano, que enfrenta una recesión sin precedentes en décadas, y la condición extremadamente cíclica de la industria del cemento. 

Sí, Cemex registró una pérdida neta de 43.7 millones de dólares en este periodo. No obstante, el consenso de analistas esperaba una utilidad negativa de mucha mayor proporción. La caída del EBITDA en términos comparables (considerando fluctuaciones cambiarias) fue de apenas 6%, un resultado directo de un esfuerzo de contención de costos que generó ahorros por 140 millones de dólares. El margen de utilidad operativa fue de 19%. 

Cemex ha neutralizado la profunda desaceleración de la economía mexicana, que en el segundo trimestre registró una contracción anual de 18.7% del PIB en el segundo trimestre. El volumen de ventas de cemento, concreto y agregados se redujo 7%, 44% y 34%, respectivamente en este periodo. A pesar de ello, la caída ajustada de ingresos (considerando fluctuaciones cambiarias) fue de sólo 10%. 

Aunque la industria del cemento muestra un alto grado de concentración, la dinámica del mercado no está aislada del ciclo económico. Al contrario, está fuertemente correlacionada con los movimientos de la demanda agregada. En ese sentido, las perspectivas de Cemex deben entenderse en el contexto de la incertidumbre que rodea a la capacidad de resiliencia de la economía global, en particular la mexicana. 

El sentimiento del mercado hacia Cemex ha mejorado considerablemente en las últimas semanas, un cambio que coincide con expectativas renovadas respecto a la recuperación de la actividad de infraestructura en Estados Unidos. 

Sin embargo, en última instancia, el futuro de esta cementera de 94 mil millones de pesos dependerá de la evolución de los pronósticos de crecimiento del PIB. En México, los analistas consideran que la economía regresará a su nivel pre-crisis hasta 2024. En Estados Unidos, se proyecta que este punto se alcanzará a finales de 2021 o principios de 2022.

Fuente: VectorAnálisis
Redacción: Staff e-Vector

 
Tags: