Economía

Cómo ahorrar si eres tu propio jefe

Sí, es el sueño dorado de todos: ser nuestro propio jefe.
 
Pero, cuidado, lanzarte como independiente es un trabajo que comienza meses antes. Y es que primero, debes empezar sin deudas. Emprender tu propio negocio con adeudos no termina nada bien.
 
Una vez en números negros tienes que considerar un fondo de emergencias que cubra entre tres y 12 meses de los gastos.
 
Los ingresos como freelancer no siempre son a contra-entrega. En muchos casos se paga a términos largos, con facturas de hasta 90 días. Considera eso.
 
Contar con liquidez suficiente te permitirá esquivar la frustración que provocan los primeros clientes y proyectos.
 
También debes considerar en tus cuentas que los gastos de luz, agua y teléfono subirán, pues estarás más tiempo en casa.
 
¿Sabes qué otro gasto aumentará? El de la despensa.
 
Pensarías que ahora que estarás más tiempo en casa el ahorro en comidas será sustancial, pero no siempre es así. Inconscientemente los nuevos emprendedores deciden darse algunos lujos para consentirse y premiarse por su nueva aventura. Contrólate.

Uno de los gastos que menos consideran los freelancer son los de material de trabajo. Sí, esas hojas que en la oficina no te costaban nada, o las copias que solías ir a sacar sin pudor alguno ahora saldrán de tu bolsa. También pagarás por el Internet y hasta por las grapas que uses, así que lo ideal es optimizar recursos.
 
Por último, los especialistas también recomiendan que una vez que comenzaste con tu esquema de trabajo home-office cambies tu mentalidad de empleado a director. Porque eso es lo que serás ahora. Serás la persona encargada de gestionar los recursos hábilmente.
 
Si no lo haces, aseguran, lo más probable es que te veas tentado a regresar a un empleo fijo, porque te falta estructura económica para mantenerte a flote.

 
Tags: