Finanzas

¿Cuánto cuesta un “antojo”?

Normalmente para consentirnos recurrimos a un antojo, ¿pero sabes cuánto dinero se te va por esos caprichos? Un dato que tal vez te ayude a sacar cuentas es el de la Condusef, que le puso precio de entre 16 mil y 18 mil pesos anuales.

¿Te imaginas que podrías hacer con ese dinero? Quizá pagar la anualidad del carro, dar el adelanto para tus vacaciones o invertir en los instrumentos financieros que están a tu alcance en e-Vector, desde 10 mil pesos, y así empezar una carrera de inversionista para mejorar tu futuro financiero.

En este blog hemos comentado del gasto hormiga , el dinero que se llevan esos “animalitos”, sin darnos cuenta y que según la Condusef representan entre el 15 y 10 por ciento de los ingresos, sin importar si ganas mucho o poco.

Faltan unos meses para que termine el año y sigues con los mismos hábitos de gastar en el café de la mañana, la cajetilla de cigarros, un refresco, un viernes con los amigos, las propinas, las golosina de la tarde, el Uber, etc. Pues te damos una gran noticia: todas esas “cositas” hace parte de los típicos gastos hormiga.

via GIPHY

Si los ves de forma individual no llegan a figurar pero puede significar lo que te impide que a estas alturas de 2018 no hayas alcanzado alguno de tus sueños o propósitos que estableciste a principio de año.

Ahora que ya caes en la cuenta, ¡Es mucho dinero!

Sigue estos sencillos pasos para que tomes el control de tu dinero y no lo derroches:

1. Usa una app de ayuda financiera.
Para eso es la tecnología, ¡sácale ventaja!
Una app que lleve el registro de lo que consumes y los ordene por categorías te servirá para fijarte en los gastos insignificantes que haces. También te activa la alarma de comisiones de bancos, cobros duplicados y de saldo bajo. Algo que el banco no te dirá.

2. Ponle número a las metas.
Dicen que lo que no se mide no se mejora. Por eso dale una cantidad a tus objetivos financieros, por ejemplo, el costo del curso de inglés en la mejor escuela, un diplomado, vacaciones en la playa. Así si conoces el número que quieres alcanzar es más fácil.

3. Ni tanto que queme al santo, ni poco que no lo alumbre.
Es un dicho popular que refiere a que tampoco se trata de que eliminar un gasto sea un gran sacrificio. Si ir a la maquinita de la oficina es un momento de convivencia y distracción, puedes destinar cierta cantidad a ese gasto, lo importante es cambiar el hábito.

4. El truco del efectivo.
Los billetes en el bolsillo se fugan como agua entre las manos sin darte cuenta. Mejor usa la tarjeta donde te depositan el sueldo, y con la ayuda de la app te puedes organizar y proteger de esos gastos. Recuerda que para mejorar tu relación con el dinero tienes que controlar tus finanzas.

Ahora que ya estás consciente de esta gran fuga de dinero, ¿qué harás al respecto?

Fuente:
Condusef, El Financiero, Forbes

 
Tags: