AnálisisTendencias

Elecciones y tipo de cambio

De acuerdo con diversas estimaciones, es alta la probabilidad de que el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, gane las elecciones presidenciales en julio próximo. Al representar esto un cambio en la Administración del País es natural que los mercados financieros muestren cierto nerviosismo. Sin embargo, el comportamiento del tipo de cambio en las últimas semanas refleja que esto todavía no está sucediendo, aunque ello no quiere decir no vaya a suceder. Todavía hay tiempo.

De acuerdo con el sitio de internet oraculus.mx, al cierre de la semana pasada la probabilidad de que AMLO gane las elecciones presidenciales fue de 89 por ciento, en tanto que el diario español El País la calcula en 79 por ciento. Por su parte, dicha probabilidad es de 65 por ciento en el mercado de apuestas.

Con semejantes niveles de probabilidad, es extraño que el tipo de cambio no haya empezado a reflejar el nerviosismo que implica un cambio de Gobierno. Caben dos explicaciones al respecto.

Lo que hoy en día concentra la atención de los inversionistas es el posible desenlace de las negociaciones sobre el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá. En las últimas semanas ha aparecido un cúmulo de noticias que han sido interpretadas como que el Gobierno estadounidense está flexibilizando su posición sobre el arreglo comercial, lo cual obviamente ha sido bien considerado por los mercados y en particular por el tipo de cambio.

Es probable, también, que sea relativamente incorrecto hablar de las elecciones en este momento, no solo porque los inversionistas están viendo a otro lado, sino sobre todo porque parece ser prematuro. Al respecto, en las elecciones presidenciales anteriores la volatilidad del tipo de cambio fue aumentando en la medida en que se fue acercando la fecha de la elección, por lo al parecer deberíamos esperar tal vez a mayo para empezar a ver las primeras manifestaciones de nerviosismo.

No obstante, la variable que al parecer sí está reaccionando son las expectativas sobre el comportamiento futuro del tipo de cambio.

De acuerdo con la encuesta de marzo del Banco de México, el promedio de 34 economistas encuestados considera que poco a poco el tipo de cambio se irá depreciando. En tal sentido, estiman niveles superiores a los 19 pesos por dólar en mayo (19.13), para luego dirigirse a un pico de 19.41 en junio. Posteriormente, iniciaría el camino de regreso, de tal modo que al cierre el año se ubique en 18.84 pesos por dólar.

Si bien esta senda es menos drástica que la estimada a inicios del año, cuando se pensaba que el tipo de cambio pudiera alcanzar un pico en junio de 19.50 pesos por dólar, no se debe perder de vista que esto obedeció, en lo fundamental, al mejoramiento del ambiente para la negociación del tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá.

Otro elemento relevante en las expectativas, es que en la medida en que ha venido pasando el tiempo también ha ido aumentando la depreciación esperada para los dos meses previos a las elecciones, aunque estos son bajos con respecto a lo que sucedió con el tipo de cambio en las elecciones anteriores. En tal sentido se espera que la depreciación entre mayo y junio sea de casi 3.0 por ciento con respecto al nivel estimado para abril (18.87).

Finalmente, siempre en función de los resultados de la encuesta del Banxico, el o los economistas más pesimistas sobre la influencia de los resultados electorales sobre el tipo de cambio considera que este podría alcanzar un pico de 21.00 pesos por dólar en junio y cerrar el año en 20.30.

 

Fuente: Reforma

 
Tags: