Sin categoría

Emisiones de carbono, un peligro para el futuro.

Desde la Revolución industrial hasta nuestros días, nuestra actividad ha calentado el planeta 1.1 grados. La mayoría de las causas es por la quema de carbón, petróleo y gas natural para obtener energía, y otra, por la tala inmoderada de bosques.

Y por esas acciones, ya estamos pagando un precio muy alto

Tan solo este año, las olas de calor intenso cobraron la vida de cientos de personas, las inundaciones devastaron Alemania y China, y los incendios forestales se propagaron sin control en Siberia, Turquía y California.

Por eso, cientos de empresas de todo el mundo se han comprometido a reducir las emisiones de carbono, pero los plazos que se han puesto son muy largos y quizá no sea suficiente.

Los expertos reconocen que para llegar a cero neto en las próximas tres décadas, se necesitan reducciones drásticas de CO2. Indican que lo que hay que hacer todos los años entre ahora y 2050 es, en términos generales, aproximadamente la misma reducción que se tuvo durante la crisis de COVID-19. 

Sin embargo, según un estudio publicado por la Universidad de Exeter, las emisiones de carbono han repuntado a niveles casi pre pandémicos y aunque se asegura que los expertos esperaban un rebote, están sorprendidos por la intensidad y rapidez con la que se ha dado. 

De acuerdo con científicos de la ONU, para que podamos salvarnos, las emisiones netas del mundo deben caer a cero para 2050.

Un reportaje de The New York Times asegura que, Climate Action Tracker estimó en 2014 que el mundo iba en camino a alcanzar casi 4 grados de calentamiento para 2100, en comparación con los niveles previos a la Revolución industrial.

Con esta información, el Banco Mundial hizo un análisis en el que exploró los riesgos y concluyó sin rodeos que llegar a esos 4 grados es una posibilidad que “no se debe permitir”.

 
Tags: