AnálisisTendencias

Emprendimiento social que transforma el mundo

Y es que esta crisis sanitaria no solo nos presentó desafíos y retos, también nos mostró un ensayo de lo que podemos hacer para contener otra crisis, la climática.

Pero también evidenció las grandes desigualdades que existen en el mundo. La falta de acceso a servicios, no solo de salud, sino incluso a los más básicos.

Personas que no podrían siquiera lavarse las manos para protegerse del Covid19 porque no tienen agua.

Con este aprendizaje renació el auge de un emprendedurismo que no solo busca crear una oportunidad de negocios sino que persigue un fin más global: la mejora del planeta y la creación de una sociedad más justa.

Es el emprendimiento social.

Un emprendedor social puede ser parte de una organización, un movimiento o hasta un líder de colonia. Su visión, su proyecto, es colectivo.

Hay emprendedores sociales que buscan desarrollar tecnologías para mejorar la gestión sanitaria o financian programas sociales que transformen la vida de millones de personas.

Y no tienen que hacerlo solos, cada vez existen más organizaciones que aprovechan el poder de las redes sociales y la conectividad para unir a personas con proyectos.

Un ejemplo es Ashoka. 

Una organización global que desde hace más de cuatro décadas trabaja para que quienes busquen ser parte del emprendimiento social puedan desarrollar habilidades que les permitan ser y actuar como Agentes de Cambio.

En México, esta organización ha conectado a empresas, escuelas y universidades para potenciar su poder transformador.

A través de la iniciativa Venture and Fellowship, ha logrado vincular en su red a 250 empresarios que contribuyen a diversas causas de desarrollo comunitario, por ejemplo haciendo a las comunidades vecinales partícipes de la producción de sus propias viviendas seguras, dignas y ecológicas.

También se suman a proyectos en los que reúnen a jóvenes de pandillas urbanas y zonas marginadas para crearles oportunidades de educación y darles habilidades técnicas que les ayuden a conseguir un empleo.

Los ecosistemas de emprendimiento social cumplen un papel fundamental porque permiten crear el entorno propicio, desde la base, para intercambiar, aprender y generar condiciones de supervivencia y hoy más que nunca sabemos que nos necesitamos a todos para sobrevivir.

 
Tags: