Economía

La imparable inflación en Estados Unidos y sus consecuencias.

La inflación en Estados Unidos ha superado incluso los pronósticos más pesimistas y se ubica en su punto más álgido en más de 30 años y pocos pueden seguir pensando que se trata de un fenómeno transitorio.

Al cierre de octubre la inflación general se ubicó en 6.4% después de haber alcanzado 5.4% en septiembre.

Esta situación hizo que el Comité Federal de Mercados Abiertos de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés) ya comenzara a plantearse la retirada de la respiración asistida a la economía que Estados Unidos mantenía desde que comenzó la pandemia. 

La política monetaria de la Fed iniciará un plan de normalización, el cual comenzará con reducir ese programa de inyecciones de liquidez hasta llegar a su conclusión a mediados del 2022.

También se habla de posibles aumentos en la tasa de interés de referencia.

Sin embargo, estas decisiones implican que la política monetaria mantendrá un carácter sumamente expansivo en el corto y mediano plazo. 

Y de acuerdo a los expertos, el problema con eso es que la FED se enfrentará a una situación similar a la que se vivió en los años 70, cuando un choque temporal por el lado de la oferta se convirtió en un problema de inflación persistente cuando los aumentos salariales comenzaron a incorporar expectativas de inflación más altas.

En su reporte de perspectiva, publicado a sus clientes el miércoles por la noche, los expertos destacaron que sería hasta mediados del 2022 cuando podría cumplirse la meta del banco central de pleno empleo.

Eso provocará que el FOMC aumente su tasa de referencia desde casi cero con una nueva alza en diciembre y una cada trimestre subsiguiente.

“Cuando los hechos cambian, el FOMC cambia de opinión”, dijeron Feroli y sus colegas.

 
Tags: