La Bolsa

Brexit: los mercados ven la luz al final del túnel

Sin duda, la oportunidad de arbitraje más famosa en la historia del mercado de divisas ha sido el miércoles negro de 1992, en el que las opciones de George Soros prácticamente obligaron al gobierno británico a renunciar al mecanismo de tipo de cambio europeo y a flotar la libra esterlina.

El resultado fue una ganancia neta de mil millones de dólares para Soros, hecho que lo consolidó como una de las leyendas de Wall Street. Casi treinta años después, ahora en un régimen de tipo de cambio flexible, la libra esterlina es, nuevamente, el centro de atención de los mercados
financieros.

Se trata de la variable proxy por excelencia del Brexit. Esto no sólo es relevante por las implicaciones políticas, comerciales y económicas que conlleva un cambio de esta magnitud, sino porque, en el corto plazo, el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea ofrece oportunidades significativas de arbitraje para los inversionistas globales.

Entre septiembre y octubre, el valor de la libra esterlina ha fluctuado desde un límite inferior de 1.20 dólares a un techo de 1.30 dólares. ¿La razón? Como lo argumenta John Authers, el columnista senior de Mercados en Bloomberg, las probabilidades de un Brexit sin acuerdo se han reducido de manera dramática.

Prueba de ello es que los mercados reaccionaron positivamente al hecho de que John Bercow, el vocero de la Cámara de los Comunes en el Reino Unido, rechazó la propuesta del primer ministro Boris Johnson para votar cualquier acuerdo del Brexit antes del 31 de octubre. Esto significa que Reino Unido se encuentra en terreno constitucional desconocido, lo que vuelve más probable un llamado a elecciones generales, en donde Johnson podría ser sustituido por un candidato afín a la cancelación del Brexit.

Los mercados incluso han adoptado una actitud optimista en relación a un escenario en el que el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, un político de extrema izquierda, se convierta en primer ministro.

La narrativa que define la dinámica de la libra esterlina se ha vuelto monotemática: en palabras de Authers, sólo se trata de cómo se desenvolverá el Brexit.  El nombre de quién ocupará el número 10 de la calle Downing ha pasado a segundo plano.

En ese sentido, el departamento de Estrategia de Divisas de Deutsche Bank considera que la moneda británica puede alcanzar un valor de 1.35 dólares una vez que se confirme que habrá elecciones generales.

En los mercados, el Brexit ha pasado de ser un fenómeno de permanente incertidumbre a uno donde comienza a verse la luz al final del túnel.

Bruegel, el think tank de referencia de Bruselas, calcula que el cambio de expectativas derivado del referéndum de junio de 2016 ha significado una caída hasta 8% en el nivel de inversión en Reino Unido. Sin embargo, esta condición podría empezar a cambiar. Y eso, en palabras de Jared Vennett de The Big Short, “es una oportunidad”.

 
Tags: