Economía

Las pensiones están dentro de una bomba de tiempo

El sistema pensionario de México, como la economía de México, presenta una grave enfermedad. 

Desde hace tiempo, especialistas utilizan una palabra para asociarla al sistema de pensiones en México: colapso.

Cada vez más mexicanos llegan a la edad del retiro y con ello el gobierno federal aumenta cada vez más el pasivo que tiene que pagar por este concepto.

Según reportó El Universal, Pedro Vásquez Colmenares, economista, ex funcionario público y experto en temas de seguridad social, alerta sobre este tema en su libro “Pensiones en México, la próxima crisis”.

El autor asegura que las pensiones se han convertido en “un problema nacional cuya inercia puede poner en riesgo las finanzas públicas nacionales y vulnerar a millones de trabajadores y pensionados que hoy tienen la expectativa de contar con una protección financiera en el retiro”. 

La dimensión del problema es enorme y la principal debilidad estructural del sistema de pensiones es que no tiene mecanismos que le garanticen suficiencia financiera, menciona el experto.

Es decir, que éste sistema depende parcial o totalmente de subsidios o aportaciones gubernamentales y que no se sabe si se va a tener con qué cubrir con estas obligaciones.

Actualmente se dice que todo marcha bien. Sin embargo, la realidad es que día a día surge un grave problema, pues la tasa de reemplazo (porcentaje del salario que obtiene un pensionado) no alcanza ni el 40%. 

Esto debido a un paupérrimo porcentaje de aportación de solo 6.5% tripartita fijado hace más de seis décadas y un sistema pensionario alterno que ya colapsa los presupuestos de estados, municipios y universidades, los cuales están obligados a destinar al menos 60% de su gasto fijo anual al pago de estos pasivos.
 
O sea, que si alguien empezó a cotizar antes de 1997 y tiene la confianza de que recibirá una pensión, hay malas noticias: nada puede garantizar al 100% que esto va a suceder.

El que se reciba esa pensión dependerá de las partidas que tenga destinado el gobierno para pagar las pensiones y, prácticamente, puede ocurrir cualquier cosa con ellas.
 
Mientras que en Brasil, Chile y Argentina este año tuvieron que hacer ajustes a sus sistemas de pensiones, en México todo se mantuvo prácticamente igual a casi un año del nuevo gobierno.

 
Tags: