ComercioEconomíaNoticias

¿Qué está pasando con Aeromexico?

“Las aerolíneas se declaran en quiebra todo el tiempo”. John Cochrane, el prominente economista del Instituto Hoover de la Universidad de Stanford, le dijo a The Wall Street Journal lo que a muchos ahora les parece obvio: que, dada la onerosa estructura de costos y un modelo de negocios completamente comprometido por las medidas de distanciamiento social, la industria de las aerolíneas difícilmente puede sobrevivir a la crisis de liquidez, y en algunos casos de solvencia, sin la intervención de un programa de rescate gubernamental. 

La administración de Donald Trump ha transferido 25 mil millones de dólares al sector para mantener la viabilidad de las aerolíneas cuando la demanda se recupere. A pesar de ello, una nota de investigación de la firma de consultoría Cowen sugiere que la industria necesita recortar al menos a un quinto de su planta laboral y a poner en tierra al menos el 20% de los aviones en operación. De acuerdo a The Wall Street Journal, American Airlines y United Airlines están considerando despedir al 30% de su personal. 

Si el colapso de la demanda ha afectado de manera significativa a las aerolíneas estadounidenses, ¿qué se puede esperar para el sector en México? Darío Celis, columnista del diario El Financiero, adelantó una respuesta: Aeroméxico, la aerolínea más importante del país, inició un proceso de Chapter 11 en tribunales de Estados Unidos. 

La aseveración fue desmentida por la compañía en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores. Sin embargo, la administración de Aeroméxico reconoció que “con motivo de la crisis económica causada por la pandemia global de COVID-19, la industria de la aviación global se ha visto plenamente afectada, situación que tendrá efectos durante los siguientes meses”. El mensaje hizo énfasis en que, si bien la firma no se ha declarado en quiebra, evalúa alternativas para fortalecer la frágil situación financiera. Refiere medidas como la búsqueda de fuentes de financiamiento no tradicionales (lease and sale back) para garantizar la continuidad de las operaciones, así como la reestructuración de los pasivos de la firma. 

Aeroméxico está enfocado en mejorar su posición de liquidez. No obstante, dado el deterioro de las perspectivas de crecimiento global, el surgimiento de nuevos brotes y el crecimiento de la curva de contagio en Estados Unidos y América Latina, el balance de riesgos para el sector, y por ende para la compañía, está sesgado a la baja. 

Recientemente, el director general de American Airlines le dijo a sus consejo de administración que en el 2021 se registrarán sustancialmente menos ingresos que en el 2019. Aún si la economía se recupera “en forma de V”, analistas advierten de un cambio estructural que podría derivar en un desplazamiento permanente de la demanda del sector, motivado por una nueva normalidad de trabajo a distancia y desarrollo de aplicaciones de trabajo colaborativo.  

En ese sentido, inversionistas, acreedores y autoridades cuestionan si las aerolíneas mexicanas pueden permanecer rentables sin la necesidad de un rescate gubernamental o de un proceso de consolidación que implique una pérdida significativa del excedente del consumidor. 

Fuente: VectorAnálisis
Redacción: Staff e-Vector

 
Tags: