Tendencias

La revolución ecológica llegó para quedarse

Robert Kaplan cree que la tarea de levantar capital ha sido uno de los principales obstáculos para el despliegue de modelos de negocio que desarrollen soluciones medioambientales. Por eso fundó Circular Capital, una firma de inversión dedicada a incubar y financiar compañías e infraestructura que prevengan la contaminación derivada de la generación del plástico.

La tarea esencial de este fondo es captar capital de inversionistas institucionales con la finalidad de colocarlo en proyectos del sector de recuperación de recursos.Kaplan explica que el estándar de la compañía es el de cualquier otra firma de su clase: mitigar riesgo para obtener una tasa de retorno competitiva en relación al mercado.
 
A pesar de que es una firma de nicho, con un objetivo muy específico, ha recibido el apoyo e interés de compañías de primer nivel: Pepsi Co., P&G, Dow Chemical, Danone, Unilever y The Coca-Cola Company.
 
En octubre de 2018, Circulate Capital anunció que obtuvo 90 millones de dólares en una ronda de financiamiento dedicada exclusivamente a la creación de nuevos sistemas que neutralicen la contaminación de los océanos con residuos de plástico.
 
Ésta es apenas una de muchas manifestaciones de la creciente industria de la protección ambiental.

El caso de Circulate Capital pone de relieve que la innovación financiera puede tener un impacto significativo en la consecución de metas ecológicas.

En un término más amplio, este fenómeno adquiere relevancia en el contexto del Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico, firmado el año pasado en Indonesia por más de 250 organizaciones.

Este pacto, que es un compromiso colectivo para reducir la contaminación derivada de la producción de plástico, es una iniciativa promovida por la prestigiosa Fundación MacArthur y la Organización de las Naciones Unidas.
 
Los socios mexicanos del acuerdo incluyen a la Industria Mexicana de Coca-Cola, que busca reciclar el 100% de sus envases para 2030; a PetStar, que cuenta con la planta de reciclaje alimenticio más grande del mundo; y Arca Continental, la segunda embotelladora con mayor producción a nivel global.
 
Ya sea en México o fuera de él, en el sector financiero o el sector productivo, la necesidad de integrar estrategias de mitigación de impacto ambiental a los modelos de negocios de las empresas se ha vuelto un imperativo.

Mehmood Khan, vicepresidente de PepsiCo (uno de los inversionistas originales de Circulate Capital), argumenta que esta dinámica no sólo representa una exigencia de los consumidores, sino que hace sentido de negocio.

 
Tags: