AnálisisEconomíaInversión

Walmart, Tesla y la complacencia del mercado accionario

Scott Minerd, jefe de inversiones de Guggenheim Investments, se pregunta si la energía especulativa de los mercados financieros está fuera de control o si los inversionistas se enfrentan a un nuevo paradigma económico que está cambiando la manera de valorar activos financieros. 

La epidemia del Coronavirus se ha agravado y las cadenas de suministro con epicentro en China se han visto afectadas dramáticamente. Minerd, que dirige una firma que administra 270 mil millones de dólares en activos, proyecta que esto podría significar una caída anualizada de 6% en el producto interno bruto de China en el primer trimestre de 2020. 

A pesar de esta perspectiva negativa, los índices accionarios estadounidenses continúan rompiendo récords. El S&P 500 está cerca de máximos históricos y ha registrado ganancias en ocho de los últimos diez días. Esto es parte de una tendencia de largo plazo alimentada por la permanente inyección de liquidez de los principales bancos centrales del mundo: el índice bursátil más importante de Estados Unidos ha crecido 21.43% en los últimos 12 meses. 

“Esto eventualmente va a terminar mal. En toda mi carrera nunca he visto algo tan loco como lo que está sucediendo ahora”, escribió Minerd en una nota para clientes. “La disonancia cognoscitiva en el mercado de crédito es impresionante”, agregó. 

El pesimismo del CIO de Guggenheim Investments contrasta con la proyección positiva que el consenso de analistas ha hecho de las trayectoria del precio de la acción de Walmart y Tesla. Ambos podrían ser ejemplos evidentes del sentimiento de complacencia que domina la narrativa de los mercados financieros. 

El día que Walmart presentó sus resultados del cuarto trimestre, el precio de la acción creció 1.48%. Esto ocurrió pese a que la compañía no cumplió con las expectativa que el mercado tenía en relación a sus ganancias por acción, a sus ingresos y a la tasa de crecimiento de ventas en mismas tiendas. “Soy demasiado viejo para recordar cuando todavía importaba que el estado de resultados de una compañía no cumpliera con las expectativas del mercado”, escribió en su cuenta de Twitter Sven Henrich, director de la firma Northman Trader. 

El caso del crecimiento exponencial del precio de la acción de Tesla representa una versión exacerbada del concepto de energía especulativa del mercado descrita por Minerd. En lo que va del año, el valor de los títulos de la compañía fundada por Elon Musk han presentado un aumento de 105.4%. Los analistas todavía discuten si este desempeño está anclado a fundamentales financieros y operativos, si responde a un fenómeno conocido como short squeeze o si representa la mayor burbuja del mercado accionario en 2020. 

El comportamiento de la acción Walmart y Tesla ponen en perspectiva la valuación del mercado bursátil americano en un momento en el que, con excepción de las cinco empresas tecnológicas con mayor valor de capitalización (Microsoft, Apple, Amazon, Alphabet y Facebook), las ganancias de las corporaciones estadounidenses cayeron 7.5% anual en el cuarto trimestre de 2020. 

El riesgo de la complacencia es latente.

 
Tags: